Las bases del Periodismo Digital

Just another WordPress.com weblog

ELEMENTOS NECESARIOS PARA REALIZAR UNA BUENA FOTOGRAFÍA DEPORTIVA 07/08/2009

Los periodistas digitales deben conocer el manejo de los instrumentos necesarios para realizar fotografías de alta calidad. En el caso específico de la fotografía deportiva, también  es importante conocer las reglas básicas del deporte elegido. El fotógrafo debe ser paciente y reaccionar con la rapidez necesaria para capturar las situaciones claves del evento deportivo y los momentos de tensión por los cuales debe pasar el jugador.

 En los deportes, el fotógrafo debe ocupar el lugar correcto en el momento exacto, ya que cada disciplina tiene situaciones predecibles e impredecibles.

Además, para realizar fotografías deportivas, las cuales tienen inmersas situaciones de acción, es necesario contar  con el equipo fotográfico necesario para lograr los resultados óptimos.  Por ejemplo, en aquellos casos en donde es imposible estar cerca del lugar en donde se desarrolla la acción (cancha, piscina, circuito, etc.), es imprescindible el uso de un lente especial en la cámara, cuya longitud variará dependiendo de la distancia que separe al fotógrafo del objeto a fotografiar.

Según el deporte a fotografiar y las condiciones físicas del lugar, entre otros,  se deberá contar con lentes, trípodes o monópodos, “flashes” y películas especiales, los cuales permitirán capturar la dinámica y congelar el momento crítico de cualquier deporte.

LENTES: Los lentes permiten capturar detalles sin importar cuán lejos se encuentre el fotógrafo de la acción. Por ejemplo, expresiones faciales de los jugadores de básquet en el momento de anotar un punto crucial son posibles gracias al lente, ya que el fotógrafo debe situarse fuera del área de juego.  

 Los lentes permiten acercar los objetos fotografiados y capturarlos libres de distorsiones. En el caso de las fotografías deportivas, se usan lentes de más de 300 mm de “zoom” para acercamientos dentro del campo de juego donde no se permite entrar.  En general, en deportes se usan lentes en el rango de 200 mm a 600 mm.

 En la mayoría de los casos, para una cámara de 35 mm, cada 100 mm de lente focal permite una cobertura de 9 metros. En el caso del básquet, por ejemplo, el fotógrafo casi siempre se ubica en la línea de base cerca del aro, por lo que un lente de 85 mm funcionará bien, pero si se desea fotografiar a un jugador que se encuentra en el medio de la cancha, se deberá usar un lente de 135 mm para capturarlo.

 La velocidad del lente también es importante, mientras más rápido es el lente, más rápida será la velocidad de obturación que se deberá utilizar. Los lentes grandes casi siempre tienen un diafragma de 5.6, lo cual resulta adecuado para actividades al aire libre pero no para situaciones de poca luz. Los lentes de 400 mm con diafragmas de 2.8 pueden costar sobre los 8000  dólares.

 Por ejemplo, con un lente de 300 mm se necesitará por lo menos una velocidad de obturación de 1/1200 a 1/2400 para congelar una acción.

 Un buen uso del lente, permite además aislar el punto de interés de los objetos del fondo. Es decir, que lo prominente no sea el fondo sino, por ejemplo, el jugador efectuando un pase del balón (fútbol).

 Del deporte y de las restricciones de ubicación de los fotógrafos, dependerá el lente a utilizar. Por ejemplo, en béisbol, si se está ubicado en el “dogout” se necesitará un lente de 400 mm o más, y la base más cercana se fotografiará con un lente de 200 ó 300 mm. 

 En fin, diversos deportes necesitan longitudes de la lente acordes con las características propias de la actividad. El fútbol es el deporte en donde se necesitan lentes más grandes, porque casi siempre el fotógrafo se ubica en las líneas laterales y existen jugadas dignas de fotografiar en diversos puntos del gran campo de juego. El lente para fútbol debería ser uno de 400 mm y de F 2.8 o mayor.

 Los fotógrafos profesionales de fútbol casi siempre disponen de 2 cámaras, una con el lente anteriormente mencionado montado y otra con un lente de 80 mm-200 mm de “zoom”. Esto les da la flexibilidad de capturar acciones que suceden en la amplitud del campo y también fotografiar acciones que sucedan cerca del lugar de ubicación del fotógrafo.

 ILUMINACIÓN: en deportes practicados al aire libre y durante el día, el brillo del sol produce sombras muy fuertes y crea fotografías con muchos contrastes. En la mañana temprano y al atardecer puede ocurrir que el sol se encuentre detrás de los jugadores haciéndolos ver como siluetas sin poder lograr detalles de sus facciones.

 Cuando son deportes nocturnos o bajo techo, la iluminación artificial será la necesaria para que el deporte se lleve a cabo con normalidad, además, el fotógrafo debe lidiar con las variaciones de iluminación entre un estadio y otro, diferentes colores de luces, entre otras variables.

 Los estadios profesionales modernos, en su mayoría tienen luces con balance e intensidad buenas para realizar el trabajo fotográfico. Es importante destacar que, a medida que la iluminación es menor, la velocidad de obturación también lo será y el diafragma y la velocidad del film se deberán incrementar.

 En trabajos al aire libre, se debe tener cuidado de no sobreexponer las fotografías, sobre todo en los días muy claros y cuando los jugadores usan vestimentas blancas. De igual manera, cuando hay elementos metálicos que pueden producir reflejos. El fotógrafo debe colocarse entre los jugadores y el sol, pero evitando que su propia sombra entorpezca el resultado de la fotografía.

 FLASH: El flash se usa para congelar la acción y dar luminosidad a los colores, incluso en días soleados; pero sólo tendrá efecto para distancias cortas a la cámara. En algunos deportes está prohibido ya que puede distraer y causar accidentes a los atletas (gimnasia, tenis, etc.).

 Algunos fotógrafos, por ejemplo, utilizan “flashes” para resaltar un atleta del fondo o del resto de los competidores, incluso en días brillantes.  Por ejemplo, en una competencia de trote en pista, el flash le añade un efecto de 3 dimensiones al corredor y se le resalta su musculatura definida.

 TRÍPODE: este aparato permite la estabilización de la cámara en su parte superior y así evitar el movimiento propio de la mano al tomar una foto.

 

MONÓPODO: es también llamado unípodo y es una ayuda en el soporte de una cámara, brinda estabilidad al equipo fotográfico y permite tomas con velocidades de obturación bajas y con lentes de largo alcance. Así, se elimina la vibración vertical de la cámara producida por la mano. Estos no soportan a la cámara por sí solos, deben ser sostenidos por el fotógrafo pero son más fáciles de transportar que los trípodes.

En la fotografía deportiva, tanto el trípode como el monópodo son de gran ayuda debido al gran tamaño de los lentes utilizados y a la necesidad de estabilizar la cámara para obtener fotos de gran calidad. 

 

About these ads
 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.